La tos es un reflejo que mantiene despejada la garganta y las vías respiratorias. Aunque puede ser molesta, la tos ayuda al cuerpo a curarse o protegerse.

El agua puede ayudar a mejorar la tos  ya sea que la ingiera o que la agregue al ambiente con un inyector de vapor o un vaporizador. Si tiene un refrío o la gripe, los antihistamínicos pueden dar mejores resultados que los medicamentos para la tos sin receta médica. Niños menores de 4 años no deben recibir medicamentos para la tos. Para niños mayores de 4 años, sea precavido y lea cuidadosamente las indicaciones.
La tos juega un papel fundamental en la eliminación de los elementos irritantes e infecciosos del cuerpo, pero puede resultar muy molesta. El mejor tratamiento para la tos dependerá de la causa subyacente.

Remedios naturales para la tos

Las personas usan una gran variedad de remedios naturales para tratar la tos persistente. A continuación, explicamos los remedios más importantes de forma más detallada.

  • Té con miel

Un remedio casero muy popular para la tos es mezclar miel en una taza con agua caliente.

Según algunos estudios, la miel puede aliviar la tos. Para usar la miel como tratamiento de la tos, mezcle 2 cucharadas soperas con agua caliente y un té de hierbas. Beba esta mezcla una o dos veces al día. Por favor, evite que los niños menores de 1 año ingieran miel.

  • Líquidos

Lo más importante para la tos o un resfriado es mantenerse hidratado. Las investigaciones indican que ingerir líquidos a temperatura ambiente puede aliviar la tos, la secreción nasal y los estornudos.

Sin embargo, las personas con síntomas adicionales de un resfriado o gripe pueden beneficiarse de las bebidas calientes. El mismo estudio demuestra que estas pueden mejorar los síntomas aún más, incluyendo el dolor de garganta, los escalofríos y el cansancio.

  • Vapor de agua

La tos húmeda, una de las que produce mucosa o flemas, podría mejorar con el vapor de agua. De forma alternativa, prepare un bol de vapor de agua. Para hacerlo, rellene un bol grande con agua caliente. Añada hierbas o aceites esenciales, como el eucalipto o el romero, lo que le ayudará a mejorar la descongestión. Inclinese sobre el tazón y cubra la cabeza con una toalla. Así el vapor se quedará atrapado. Inhale los vapores durante 5 minutos. Si siente el calor del vapor en la piel, deténgase hasta que se enfríe.

Consulte a un médico

Consulte a un médico si padece algunos de los síntomas que aparecen a continuación cuando tiene tos:

Flemas amarillas y verdes con mal olor

Escalofríos

Deshidratación

Fiebre superior a los 38 °C

Fiebre durante más de 3 días

Debilidad

Llame al servicio de emergencias o diríjase al centro de urgencias más cercano si la tos: viene acompañada de sangre, ole causa dificultades para respirar