La sarna es una infestación de la capa superior de la piel causada por un parásito. La hembra parásito penetra debajo de la piel y comienza a poner huevos a las pocas horas de la infección y continúa ponen de 2 a 3 huevos diariamente. Se tarda unos 10 días para que los huevos eclosionen y se convierten en bichitos adultos. En este punto, el ciclo comenzará de nuevo.

La sarna es similar a los piojos púbicos pero los bichitos son demasiados pequeños para poder verlos. Los bichitos se meten debajo de la piel y causan llaguitas por todo el cuerpo que pican mucho. Raramente se encuentra sarna en el cuello o en la cara.

A cualquiera le puede dar la sarna. Tener sarna no quiere decir que la persona es “sucia” o no se lava bien.

Transmisión

La sarna se transmite a través del contacto físico cercano. Pero el contacto sexual no es necesario difundir la sarna. El contacto prolongado entre los miembros del hogar puede permitir que se transmite. La transmisión también es posible a través de un contacto prolongado con ropa de cama infestadas, muebles o ropa. Es poco probable que la sarna se transmite por contacto casual (por ejemplo, darse la mano o abrazarse) o contacto con objetos inanimados, tales como un asiento de inodoro.

El tipo de la sarna que infestan a los humanos es específico para los seres humanos y son diferentes a los del tipo que infestan a los perros y otros animales, más comúnmente conocida como la sarna. Los ácaros de los animales infestados con sarna puede madriguera en la piel humana pero no pueden reproducirse, y por lo tanto mueren a los pocos días.

Prevención

La ropa, las sábanas y las toallas se deben lavar después que se ha pasado por el tratamiento porque los bichitos pueden vivir en ellas.

Absténgase de tener contacto íntimo o sexual hasta que haya terminado con el tratamiento.

Remedios caseros

  • Aceite de Oliva

Este delicioso aceite vegetal tiene propiedades hidratantes, lo cual lo convierte en un aliado adecuado para combatir la irritación y comezón que causa la escabiosis. Puedes aplicar aceite de oliva en las zonas más afectadas de la piel y masajearla para estimular la desinflamación del tejido. Asegúrate de calentar el aceite y aplicarlo tibio sobre la piel.

  • Manzanilla

La manzanilla es una de las hierbas más utilizadas en la medicina natural y tradicional por todas sus propiedades beneficiosas para el organismo. Es un poderoso calmante, así como un antibiótico natural realmente eficiente. Puedes tratar la sarna con manzanilla dándote un baño con agua ligeramente fría y té de esta maravillosa hierba. El alivio que causará a la picazón y a la irritación es más que palpable.

  • Vinagre

El vinagre es conocido por ser un potente antibacterial, antiviral y por ser eficaz para destruir la presencia de hongos. Es tal su eficiencia, que en algunos hogares es utilizado como elemento esencial de la limpieza del hogar.

El Vinagre es capaz de erradicar a los ácaros si se usa en compresas o si se frota las regiones afectadas de la piel. Puedes tomar una ducha con vinagre y agua tibia, lo cual ayudará a limpiar la piel no solo de ácaros, sino de cualquier impureza que exista en ella.

El vinagre de manzana es aún más potente que el vinagre blanco. Si tienes forma de adquirirlo, también puedes hacer baños con él o bien compresas de agua tibia con vinagre.

  • Aloe Vera

El Aloe Vera tiene propiedades milagrosas en materia de tratamientos cutáneos. No solamente sirve para tratar problemas como el acné o la escabiosis, sino que goza de propiedades cicatrizantes muy superiores a las de otros remedios.

De hecho, el aloe vera es capaz no solo de cicatrizar, sino de borrar las cicatrices en un muy corto tiempo. Para tratar la irritación y comezón de la escabiosis, simplemente hay que frotar un trozo de Aloe sobre la zona afectada. Con el paso de los minutos, te sentirás mucho mejor.